Investigacion en Educacion

From SeecsWiki
Revision as of 08:46, 11 December 2013 by David (talk | contribs) (Preámbulo)

(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to: navigation, search

Autor: David López

Si usas esta página, referénciala, por favor.

Versión de las fuentes utilizadas:

Versión actualizada a Octubre de 2013.

Preámbulo

La primera versión de esta información fue publicada en el congreso JENUI 2009. Puedes encontrar el PDF aquí

Referencia:

  • Investigar en educación: guía práctica.
  • David López.
  • XV Jornadas de Enseñanaza Universitaria de la Informática (JENUI 2009). Páginas 21-28.
  • Barcelona, 8-10 de julio de 2009.

Una segunda versión, reorganizada y actualizada, fue publicada en la revista IEEE RITA. Puedes encontrar el PDF aquí

Referencia

  • Guía para Investigadores en Educación
  • David López.
  • IEEE RITA: Revista Iberoamericana de Tecnologías del Aprendizaje. Vol 5. No 3. Agosto 2010
  • ISSN: 1932-8540

Lo que aquí se ve es una actualización que me comprometo a mantener al día (hasta donde fuera posible).

Resumen

Hay profesores que dedican una parte de su tiempo a estudiar cómo funciona el aprendizaje, cómo mejorar sus clases y sus prácticas, así como a integrar, motivar y enseñar más y mejor a sus estudiantes. Utilizan sus capacidades y formación como investigadores para estudiar y comprobar teorías, planificar experimentos, analizar resultados y extraer conclusiones que permiten aumentar los conocimientos sobre educación. Estos profesores están investigando en educación. Sin embargo, no es habitual que este trabajo sea publicado, ni reclamado como investigación. Muchas veces, esto es debido a que separamos ambos mundos sin pensar que la educación pueda ser investigación. Otras, simplemente no sabemos dónde publicar, o si estas publicaciones serán tenidas en cuenta en nuestro currículum. En este artículo se realizan unas reflexiones sobre la investigación en educación y su valoración, así como un estudio sobre los congresos y revistas donde leer, aprender y, eventualmente, publicar.

Motivaciones

Muchos profesores llevan a cabo experiencias docentes muy interesantes, pero estas quedan reducidas a un ámbito muy local, dado que no solemos publicitarlas. Esto es debido a que se está en un primer estado en el interés por la educación: se observa que hay cosas que mejorar, y se idean métodos para realizar esta mejora.

El siguiente paso se produce cuando se empieza a acudir a cursos y a ver qué hacen otras personas. Aquí se descubre un nuevo mundo: hay muchas cosas ya hechas, y hay mucho que aprender. A partir de este punto, algunos profesores desarrollan variantes de métodos docentes y los aplican a sus asignaturas.

El siguiente estado es compartir las experiencias con otras personas, explicando qué ha funcionado y qué no, y porqué. Es muy importante que se escriban estos resultados porque se sabe desde hace siglos que lo que no está por escrito, es como si no se hubiera hecho (verba volant, scripta manent). Y muchos profesores empiezan a publicar en congresos locales o nacionales, y a tener un currículum en estos temas. Y de repente, se plantea una cuestión: si la metodología ideada da buenos resultados, y se puede demostrar, ¿por qué no publicarlo en algún sitio de más entidad? Pero entonces surgen dudas. ¿Dónde publicarlo? ¿Es investigación? ¿Servirá esta publicación para la promoción?

Este artículo quiere responder estas preguntas, ofreciendo una serie de reflexiones sobre la investigación en educación, e intentando animar a los lectores a reclamar el reconocimiento de su trabajo en educación. Para ello, presentamos un estudio sobre los criterios de evaluación que se siguen en España, y una guía de congresos y revistas donde acudir a aprender, pero también donde publicar.

Este artículo esta organizado como sigue: en la sección 4 hay unas reflexiones sobre docencia e investigación, y sobre la situación de la investigación en educación. La sección 5 se centra en los criterios de evaluación de la calidad en España. La sección 6 hace un análisis de los congresos y las revistas internacionales donde leer y publicar artículos relacionados con la disciplina (como esta página estaba creciendo demasiado, lo he separado en otras páginas de este wiki). Finalmente, la sección 7 presenta las conclusiones.

Investigar en Educación

¿Investigar? ¿En educación?

Los profesores universitarios somos profesionales en nuestra titulación, además de investigadores y docentes. Sin embargo, nuestra formación no es igual en todas estas facetas. Nos han enseñado a ser licenciados o ingenieros (durante la carrera) y a investigar (durante el doctorado), pero no nos han enseñado cómo enseñar.

Quien se ha sentido motivado por la educación ha aprendido investigando: ha leído y estudiado teorías, ha pensado cómo aplicarlas a su caso, ha adaptado soluciones existentes o ha inventado nuevas, ha planificado experimentos, ha analizado resultados y ha extraído conclusiones. Ha hecho investigación, pero en educación. A pesar de ello, este trabajo no se suele tratar como investigación. ¿Por qué? Una respuesta puede ser la mala fama que tiene la docencia en nuestro entorno.

Docencia contra Investigación en Educación

En el trabajo de Satorre, Llorens, Palmer y Miró [1] se nos propone una reflexión: “ayudemos a crear la Docencia de la Informática como área de investigación”. Quizá la palabra “docencia” es desacertada. Los angloparlantes hablan de Education Research por un lado, y de Teaching por otro. Si añadimos la mala fama que tiene la palabra “docencia” entre algunos de nuestros colegas, quizá ha llegado el momento de distinguir entre “docencia” e “investigación en educación”.

Si miramos el diccionario de la RAE en su edición 22ª, vemos que docente es “que enseña”, mientras que investigar se define como “realizar actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos sobre una determinada materia”. En un sentido similar, Joe Miró discute las diferencias entre docencia, educación y aprendizaje en [2].

Quizá debemos dar la razón a aquellos que afirman que la docencia se limita al acto de impartir clases, y a la redacción y corrección de prácticas y exámenes. Con esta definición, la docencia no busca aumentar los conocimientos sobre la manera de impartir la enseñanza: es el acto de enseñar. De hecho, las condiciones para obtener los tramos docentes (quinquenios) son, básicamente, realizar ciertas tareas y tener una valoración como docente que no sea negativa. Aceptemos pues esta definición de docencia y vayamos al siguiente paso: la investigación en educación.

En su recomendable libro, Fincher y Petre [3] hablan de la inmadurez de la disciplina: hay pocas publicaciones o departamentos dedicados, y la gente que trabaja en esta disciplina proviene de campos muy diferentes. Los ingenieros no podemos avanzar sin nuestros compañeros psicólogos y pedagogos; pero al mismo tiempo, psicólogos y pedagogos no pueden avanzar en educación para ingenieros sin los propios ingenieros. La investigación en educación es, por definición, un área multidisciplinar. Por otro lado, no tenemos una base teórica que nos sirva de sostén, ni siquiera tenemos los instrumentos de medida precisos. De hecho, la red de colaboración en estos temas es diferente de otras redes de colaboración, aunque parece que vamos mejorando (véase el estudio de Alberich y Miró en JENUI 2009 [4]).

¿Publicar en educación aumentará el prestigio de la investigación en educación? Esta pregunta se comentará en las conclusiones.

Para acabar este punto, una última reflexión: un profesor universitario debe mantenerse al día de los temas que le corresponden. Así, debería conocer el estado del arte tanto de los conocimientos técnicos de su área como de los últimos avances en educación, sin descuidar ninguno de los dos. Manteniéndonos al día es como aprendemos e investigamos, y si nos mantenemos al día en educación, y somos innovadores, la educación es simplemente uno más de los temas de investigación que puede tratar un profesor a lo largo de su vida académica, en la cual se puede cambiar muchas veces de tema.

La investigación en educación a nivel internacional

La investigación en educación para ingenieros existe. Organizaciones tan importantes como la IEEE o la ACM tienen secciones dedicadas a la enseñanza. Además existen departamentos de enseñanza de la ingeniería en Universidades prestigiosas, como Virginia Tech y Purdue. En el momento de escribir estas líneas (diciembre 2009) había más de 30 universidades de prestigio en Estados Unidos, Europa y Australia con programas de doctorado en Educación en Informática (ver la página del SIGCSE)

En Europa contamos con la Société Européenne pour la Formation des Ingénieurs (SEFI), que organiza un congreso, el SEFI Annual Conference, y publica una revista, el European Journal of Engineering Education. También en Europa tenemos la organización Teaching and Research in Engineering in Europe (TREE), una red temática dedicada a Engineering Education (EE), donde podemos encontrar interesantes enlaces al proyecto Tuning o a artículos de investigación en EE.

La American Society for Engineering Education (ASEE) es una organización comprometida con la educación en ingeniería y tecnología. Organiza diversos congresos en educación, entre los que destacaremos el Frontiers in Education Conference (FiE). Además publica 10 revistas, entre las que cabe destacar las siguientes: Journal of Engineering Education, The Interface y Advances in Engineering Education.

La IEEE tiene una sección llamada IEEE Education Society. Co-organiza el congreso FiE, y publica diversas revistas en educación: IEEE Transactions on Education, IEEE Transactions on Learning Technologies, IEEE Technology and Society Magazine, The Interface, IEEE-RITA (Revista Iberoamericana de Tecnologías del Aprendizaje), así como la IEEE Multidisciplinary Engineering Education Magazine.

Dentro de la organización ACM existe un grupo dedicado a la educación, el Special Interest Group on Computer Science Education (SIGCSE). Este grupo organiza tres congresos: el SIGCSE, el ITiCSE (Innovation and Technology in Computer Science Education) y el ICER (International Computing Education Research Workshop). Es editor de varias revistas, entre las que cabe destacar SIGCSE Inroads, y el ACM Journal on Educational Resources in Computing. Hay otro grupo llamado Special Interest Group for Information Technology Education (SIGITE), responsable de un congreso con el mismo nombre.

Situación en España

En nuestro país hay un interés creciente. Tenemos organizaciones como el capítulo español de la IEEE Education Society; la Asociación para el Desarrollo de la Informática Educativa (ADIE); grupos como el Grupo de Estudio de Innovaciones Docentes de la Informática (GEIDI); revistas como la Revista de Educación del Instituto Nacional de Evaluación y Calidad del Sistema Educativo y actividades como las de la Asociación de Enseñantes Universitarios de la Informática (AENUI), que organiza las Jornadas de Enseñanza Universitaria de la Informática (JENUI), y que publica la revista ReVisión.

Criterios de calidad

SECCIÓN EN ESTADO DE MODIFICACIÓN. Alguna información puede ser incoherente

Quién nos evalúa

En España tenemos dos órganos evaluadores principales a nivel nacional: la ANECA y la CNEAI. Además, una serie de órganos autonómicos evaluan al profesorado para promoción o sexenio dependiendo del contrato que tenga y de la autonomía. Como es muy complicado mantener al día toda esta información para todas las comunidades autónomas, ruego a los lectores que busquen información sobre su propia agencia evaluadora. Los criterios de la mayoría se basan en premisas similares a las descritas aquí, por lo que espero que la información de esta página os sea útil.

La Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) tiene como misión “contribuir a la mejora de la calidad del sistema de educación superior, mediante evaluación, certificación y acreditación de enseñanzas, profesorado e instituciones” (extraído de su página web).

Por otro lado, tenemos la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora (CNEAI). En su página web se indica que “Corresponde a la CNEAI llevar a cabo la evaluación de la actividad investigadora de los profesores universitarios y de las escalas científicas del CSIC”.

Mientras que la ANECA es la responsable de la acreditación para el cuerpo de TU y CU, la CNEAI es la encargada de evaluar los tramos de investigación (sexenios).

Criterios de evaluación CNEAI

Para buscar algunos criterios de evaluación de congresos y revistas en educación, se han estudiado los criterios de la ANECA y la CNEAI.

Atención lectores: esta parte ha cambiado recientemente. Se han eliminado las referencias a congresos de las listas CiteSEER, CORE y CS Conference Rankings

Los criterios de la CNEAI se basan en lo publicado en el BOE de 29 de noviembre de 2012, p. 82665-6 (PDF)

Criterios aplicables para todos los campos:

A. Las aportaciones sólo serán valorables si significan progreso real del conocimiento. No se valorarán los trabajos meramente descriptivos o las reiteraciones de trabajos previos, excepto en los casos en que contribuyan claramente a la consolidación del conocimiento.

B. Para que una aportación sea considerada, el solicitante deberá haber participado activamente en los trabajos que le dieron origen, como director o ejecutor del trabajo.

C. Como norma general, para obtener una evaluación positiva deberán presentarse cinco aportaciones en el currículum vítae abreviado. Excepcionalmente, el número de aportaciones podrá ser inferior si los trabajos tienen una extraordinaria calidad y han tenido una alta repercusión científica o técnica.

D. Las evaluaciones únicas solicitadas, en aplicación de lo establecido en la disposición transitoria tercera del Real Decreto 1086/1989, de 28 de agosto, se valorarán modificando los criterios que se detallan a continuación de acuerdo con el estado de la ciencia y de la técnica en España en los años en que se realizaron los trabajos.

Criterios del campo 6 (ingeniería y Arquitectura), subcampo 6.2. Ingenierías de la Comunicación, Computación y Electrónica:

1. Las aportaciones sólo serán valorables si significan progreso real del conocimiento o desarrollo tecnológico medible

2. El número de autores no será evaluable como tal, pero sí deberá estar justificado por el tema, su complejidad y su extensión

3. Entre las aportaciones, se valorarán preferentemente:

a) Las patentes en explotación, demostrada mediante contrato de compraventa o contrato de licencia, y las patentes concedidas por la Oficina Española de Patentes y Marcas mediante el sistema de examen previo. Se tendrá en cuenta la extensión de la protección de la patente (nacional, europea, internacional), valorándose más la de protección más extensa.

b) Los trabajos publicados en revistas de reconocida valía, aceptándose como tales las que ocupen posiciones relevantes en los listados por ámbitos científicos en el Subject Category Listing del Journal Citation Reports (Science Citation Index) del Web of Knowledge (WoK). Las revistas electrónicas se considerarán cuando aparezcan en los listados del WoK o satisfagan los criterios para las revistas que se especifican en el apéndice I de esta resolución.

c) Los trabajos publicados en las actas de congresos que posean un sistema de revisión externa por pares, cuando estas actas sean vehículo de difusión del conocimiento comparable a las revistas que ocupan posiciones relevantes en el Science Citation Index. No se considerarán los pósteres, ni los trabajos presentados en los Workshops ligados a los congresos.

d) Los desarrollos tecnológicos importantes que involucren aspectos innovadores y estén reconocidos como tales por la comunidad científico-técnica.

e) Los libros y capítulos de libros en cuya evaluación se tendrá en cuenta su incuestionable carácter investigador; el número de citas, cuando sea posible; el prestigio internacional de la editorial; los editores; la colección en la que se publica la obra, y las reseñas en las revistas científicas especializadas. No se considerarán las recopilaciones de contribuciones realizadas en otros medios de difusión (revistas o congresos).

4. Como norma general, para obtener una evaluación positiva, las aportaciones del currículum vítae abreviado deberán cumplir alguno de los criterios descritos en los puntos anteriores.

5. Con carácter orientador, se considera que para obtener una evaluación positiva en las áreas de Ingenierías de la Comunicación, Computación y Electrónica el solicitante debe presentar al menos dos aportaciones que cumplan lo indicado en los puntos a), b) o c) del apartado 3 y una más de relevancia menor, pero suficiente, según los puntos b) o c) de dicho apartado; o bien al menos una aportación que cumpla lo indicado en los puntos a), b) o c) del apartado 3 y tres de relevancia menor, pero suficiente; o bien al menos cinco aportaciones con esta menor pero suficiente relevancia.

Análisis de los criterios CNEAI:

TBD

Criterios de evaluación ANECA

La ANECA, para la habilitación indica que se valorarán preferentemente las aportaciones que sean artículos en revistas de reconocido prestigio, aceptándose como tales las que ocupen posiciones relevantes en (...) Journal of Citation Reports del Science Citation Index (SCI), del Social Science Citation Index (SSCI) ...([3], página 44). Además, se debe indicar el índice de impacto del año en que se publicó el trabajo, así como el lugar que ocupa en las diversas áreas del JCR (ISI). Se elegirá el área en que la posición de la revista sea más favorable ([2], página 23). Se indica como referencia general que el solicitante debe tener 12 publicaciones científicas (12 para TU, 24 para CU) para obtener la máxima puntuación. Aunque excepcionalmente se puede obtener la máxima puntuación con un número menor de trabajos si corresponden a publicaciones de elevada calidad en la categoría; además se pueden valorar en este apartado los trabajos incluidos en actas de congresos internacionales de prestigio en aquellos ámbitos científicos en que dichos congresos sean vehículo de difusión comparable a las revistas JCR de máximo prestigio y si los criterios de selección tuviesen un rigor similar a los de las citadas revistas ([3], página 47).

Análisis de congresos y revistas en Educación

Este wiki se estaba conviertiendo en una página monstruosa, así que en el verano de 2011 decidí separar el análisis de congresos y revistas a otras páginas.

A través de este enlace se llega a la página de análisis de congresos

A través de este otro enlace, a la página de revistas

Conclusiones y últimas reflexiones

Este trabajo pretende aportar su granito de arena en el proceso de construcción del área de investigación en educación. Investigar en educación es como investigar en cualquier otra área de conocimiento. Hace falta leer buenos artículos de libros, revistas y congresos; hace falta asistir a congresos por razón de contactos y cohesión de la comunidad, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. En este artículo se ha hecho un estudio de congresos y revistas donde buscar estos artículos.

Como investigadores, podemos aportar conocimientos a este campo. En este trabajo se presenta un estudio sobre cómo se evalúa la investigación en nuestro país y se demuestra que de acuerdo con los actuales criterios de calidad, existen congresos y revistas en educación dentro de las listas de publicaciones evaluables, incluso algunas de ellas muy bien situadas. Sería interesante averiguar si en alguna ocasión artículos en los congresos o revistas aquí citados han sido aceptados por la CNEAI o la ANECA.

La última reflexión sería contestar a la pregunta ¿cómo aumentar el prestigio de la investigación en educación? La respuesta más inocente, pero quizá la más poderosa es: seguir trabajando. Elaborar las teorías que nos faltan, desarrollar herramientas para medir nuestras propuestas y buscar cuestiones comunes alrededor de las cuales desarrollar la colaboración. Y publicar en lugares de prestigio, lo que quizá haga abrir los ojos a algunas personas (aunque también habrá quien no considere adecuado contar estas publicaciones como investigación). Pero hay que seguir insistiendo en que la pedagogía es una ciencia reconocida, que existen ramas del saber como la didáctica de las matemáticas, y que la educación es una rama tan digna como la que más.

Agradecimientos (y disculpas)

Aunque el artículo pretende ser completo, seguro que faltan sociedades, revistas y congresos. A todos ellos, las más sinceras disculpas. Mi más profundo agradecimiento a todos los que me han animado a poner por escrito estas reflexiones, y especialmente a Fermín Sánchez, el primer revisor serio que tuvo este trabajo.

Referencias

[1] Satorre, R., Llorens, F., Palmer, P., Miró, J. Doce Propuestas y una Reflexión. JENUI 2007, p. 471.

[2] Miró, J. De la alquímia a la química. ReVisión, vol. 1 no. 2 (2008). En linea: [1]. Último acceso, 7 de abril de 2009.

[3] Fincher, S. and Petre, M. (eds.) “Computer Science Education Resarch”. Routledge. 2004.

[4] Alberich, R. Miró, J. La colaboración en el Jenui revisited: La convergencia europea. JENUI 2009.

[5] ANECA. Guía de ayuda V1.0. 9/07/2008.[2]. Último acceso, enero de 2009.

[6] ANECA. Principios y orientaciones para la aplicación de los criterios de evaluación v. 1.0 9/01/2008. [3]. Último acceso, enero de 2009.